martes





Se quemó todo....
El pajar del abuelo
Esas bigas azules enramadas a la cal
donde jugaba a la rayuela en noches de ventisca

Se perdió el gato pardo y su "miau" plañidero 

Quizás fuera una gata
(no me gustan los gatos)
O me gustan distinto,
cuando ellos decidan.
Son difusos abstractos ,interesados de nadie.

Pero se fue con las puertas , las camas , los armarios
el neceser de madera con las arras de plata
Fue tras esa tormenta de piedras blancas
Escondida bajo el puente caían obuses...
Cuando llegué, el humo negro era un señor con sombrero
Ardía la paja...
Nunca mas bailé en esa plaza
El me llamó por un nombre ,
y me dejó una oración que ya no rezo

L

No hay comentarios:

Publicar un comentario